1

Intenso impulso. Gran capacidad de logro y autocontrol. Autoritarismo.

El símbolo del hombre recto, el único ser de la creación que posee esta facultad. Es el símbolo del hombre activo, que se asocia a los resultados de la creación. También es el lugar, la morada del ser, la fuente y el fin de todas las cosas, es un centro, por así decirlo. Este centro puede ser místico y brillar como un Sol. Una base, un punto de partida es 1. Forma parte de los símbolos unificadores, así como de los símbolos que reconcilian al contrario, que unen al contrario.

Este número concilia lo racional y lo irracional, el intelecto y la imaginación, la realidad y el ideal, lo concreto y lo abstracto. Si el cero contenía todo lo posible en su estado oculto, el 1 contiene todas las potencialidades y se muestra. Es la fuente, el punto de partida, la unidad esencial en el origen de todas las cosas; el principio generador de todo lo que es. Dotado de una considerable energía masculina, 1 es el originador, el creador, el que manda y dirige a los demás, el hombre de acción, el pionero y, por extensión, el tirano. El inicio, el comienzo, pero también la renovación, la oportunidad de empezar de nuevo está contenida en este número. A veces es un periodo de liderazgo y responsabilidad, siempre una fase muy enérgica, pero a menudo solitaria y difícil, a menudo envidiable.

2

Sindicatos, asociaciones. Animar a vincularse, a colaborar. Timidez.

La 2, al igual que la copia, tiene su simbolismo. 2 es la oposición, el conflicto, la reflexión, el equilibrio logrado o las amenazas latentes, la ambivalencia y el desdoblamiento. Se atribuye al arquetipo de la Madre, el principio femenino. Es la involución desastrosa o la evolución creativa, el dualismo en el que se basa toda la dialéctica. La lucha, el movimiento, el progreso, la división, la multiplicación, la síntesis también se atribuyen al 2, lo que puede reforzar el valor simbólico de lo que le rodea. También puede multiplicar la potencia infinitamente. Es el reflejo, el doble de 1. El doble tiempo que rige nuestro mundo, deriva del principio de lo inverso: día y noche, yin y yang, acción y reacción, es la polaridad y los equilibrios.

El hombre es 1, la mujer es 2. El uno y el otro es el que organiza detrás del que dirige, el «segundo brillante»; una persona equilibrada, sociable, diplomática, que reúne y congrega; pero también es el soñador, el utópico, que puede llegar hasta la indecisión. Un periodo de colaboración, de asociación en la vida privada y/o profesional, debe ser tranquilo y equilibrado. A veces, bajo la dominación femenina, este número evoca también, en su sentido contrario, una fase de separación.

3

Desarrollar la sociabilidad. Gran sentido de la comunicación. Chatty.

3 expresan un orden primordialmente intelectual y espiritual en Dios, el Universo y el hombre. Se engendran dos que engendran cualquier cosa: 3 se ha convertido en un medio, en una figura perfecta, que expresa una cierta forma de todo, de terminación. Permite la perfección de la unidad divina, una finalización de la demostración, una realización, una participación donde se desarrolla la conciencia que puede traducirse en diversas formas de adivinación. El límite entre lo favorable y lo desfavorable es 3. El símbolo de todo el orden social es también el 3, por lo que es beneficioso, si seguimos este orden social. Es el aliento del espíritu que creará, y a través de la palabra expresará y comunicará, el dinamismo creativo de la vida y el movimiento. Y es también, para la pareja, la llegada de la tercera persona: el niño

3 es el que se expresa, el que se expresa y comunica el gusto, la armonía y la belleza; es el artista, el mediático. También la charla, la payasada, el dibujo, la expresión, la comunicación, la creación, el movimiento de la vida, es de 3 a 5, uno de los mejores períodos de la existencia.

4

Logros concretos. Estabilidad. Olor a orden. Rigidez.

Desde la prehistoria, es un símbolo de lo sólido, tangible y perceptible. Es un símbolo de adición. El arquetipo del poder de adición es el 4, que significa la extensión de este poder en apariencia y la extensión sobre todos los actos de sus súbditos, (por ejemplo, cuando se habla de reyes, jefes, etc.). El 4 está relacionado con el cuadrado y la cruz. Simboliza todo el conjunto, lo creado, lo revelado. En japonés, el 4 es sinónimo de muerte. Está vinculado al universo en su conjunto, al mundo visible y material y a la integración del ser humano en este mundo. Es un número femenino. Representa una potencialidad, que viene con la demostración del número 5. El número 4, según C.G. Jung, se refiere a la cuaternidad, el fundamento del arquetipo de la psique humana, es decir, el conjunto de los procesos psíquicos conscientes y el inconsciente, que es la condición esencial para la realización del mundo y su realidad. El número de la demostración material es el 4, es lo material, el mundo material, el universo creado, la tierra, la solidez, la dureza y también la limitación, el trabajo, el trabajador, el hombre práctico, sólido, metódico, ordenado, pero a menudo limitado. Sigue siendo el animal de costumbres, el maniático o la bestia de carga, un periodo de trabajo, a menudo de dureza y limitación, pero que permite una construcción sólida.

El cinco es la vida, la lucha, la aventura, el cambio, la libertad, la sensualidad y la sexualidad, el aventurero, el de todas las aventuras, físicas, emocionales, espirituales o intelectuales. Es el experimentador, el buscador, el hombre o la mujer libre, ardiente, emprendedor, magnético y afortunado, que ama la vida y sus placeres. Es la época temeraria, la furiosa, la peligrosa, la época de la libertad, del viaje, del cambio, de la lucha y de la aventura, la época de la vida intensa.

5

Movilidad. Apertura de miras. Adaptabilidad. Gratis.

El 5, en toda la diversa simbología de este planeta, es la demostración del hombre, al final de una evolución biológica y espiritual. indica un acto, como todos los números impares, los pares indican un estado. Es el número de la existencia material y objetiva, el símbolo de la vida mostrada. El 5 es la suma de 2 + 3, también es el medio de los primeros 9 números. Es la unión, el centro del hombre (con sus brazos extendidos, parece estar compuesto de 5 partes en forma de cruz), el universo (con sus dos ejes, uno horizontal, el otro vertical, pasando por un único centro, es la perfección).

Es la voluntad divina la que sólo puede desear el orden y la perfección. Los 5 sentidos y las 5 formas sensibles de la materia expresan la totalidad del mundo perceptible. Pero también puede simbolizar la creación inacabada y el futuro fatal: se asocia con fracasos peligrosos como los bebés no nacidos y la muerte. 5 puede ser cruel o creativo. La letra C también simboliza el poder de una posible transmutación. El hombre que se integra en el mundo material y que lo dirigirá es el 5, es el hombre con sus cinco sentidos, con la libertad de utilizarlos para mirar, experimentar, luchar y a veces equivocarse.

El cinco es la vida, la lucha, la aventura, el cambio, la libertad, la sensualidad y la sexualidad, el aventurero, el de todas las aventuras, físicas, emocionales, espirituales o intelectuales. Es la experimentación.

6

Acuerdo, convivencia, armonía. Espíritu de alojamiento. Intolerante.

El 6 marca la oposición de la criatura al creador, en un cierto equilibrio, lo que implica que el 6 debe distinguirse del creador, lo que puede hacer, quizás creando. Pero esta distinción es una fuente de ambivalencia; puede inclinarse tanto al bien como al mal, a la unión, pero también a su rebelión. Por tanto, puede representar una perfección que puede manifestarse. es, por tanto, una prueba entre el bien y el mal. 6 también se atribuye, sobre todo en la antigüedad, a Venus (Afrodita), por su poder de encarnación. es un mediador entre la base, el principio y la demostración de la creación. La fuente de todas las cosas intelectuales y temporales es la 6ª. Como viene justo antes del 7, es por tanto el camino de lo que se muestra a la conciencia. Para los bambara, es un símbolo de esplendor, el signo de los gemelos masculinos (3 + 3). La búsqueda de la armonía, del amor, está indicada por el 6, el del equilibrio alcanzado entre creador y creado. La evolución, la involución, por tanto la elección, la armonía, la música, la danza, el amor, la familia, la comunidad, las responsabilidades nacionales, el deber y el desinterés son la suerte del número. Es el amante, el gentil, el amable, el cariñoso, el bello, pero a veces demasiado soñador y demasiado sensible. 6 es el hombre responsable, a veces a un nivel muy alto. También es el momento del amor, de la responsabilidad, del compromiso.

7

La vida interior. Profundidad de análisis. Espiritualidad. Falta de confianza.

7 simbolizan una transformación después de un ciclo completado, seguido de un renacimiento positivo. Su simbolismo permite un cierto libre albedrío, tras el final de un ciclo exitoso. El 7 también simboliza la totalidad del tiempo, el espacio y el universo en movimiento. Es la culminación después de otros 6 pasajes simbólicos. El 7º día, el día en que Dios deja la responsabilidad al hombre, es también una culminación dinámica de otras 6 fases.

El 7, entre otras cosas, es un pacto humano y un conjunto humano, la perfección en una unidad. Es 4 + 3, siendo 4 femenino y 3 masculino. El hombre busca una relación con su creador, el vínculo entre lo divino y lo humano. La espiritualidad puede ser evocada por el silencio, el misterio, la meditación, el mundo de la filosofía, la reflexión o la discusión. El 3 del mundo del Espíritu se suma al 4, el mundo de la materia, para dar el 7. El 7 es el místico, el pensador, el filósofo, el hombre silencioso y secreto. A veces es alguien que se esconde, o alguien que se rebela, el tiempo de la meditación, el estudio, la reflexión y la soledad o el descanso.

8

Poder. Éxito material. Espíritu emprendedor. Manipulador.

El ocho es el número del equilibrio cósmico, una mediación, que se relaciona con las cosas intermedias. Es el número de los puntos cardinales, más el número de los puntos intermedios. Se encuentra en las emisiones y la propaganda, como la política y los negocios o la publicidad. Concentra la entidad, lo incontable. Es la posibilidad de la sabiduría infinita, en innumerables formas, en el centro de la educación, del esfuerzo espiritual y de toda investigación. Después del séptimo día viene el octavo, que marca la vida de los justos y la condena de los impuros. La 8ª corresponde, pues, al renacimiento. El 8 es matemáticamente el símbolo del infinito. El 8 en el Tarot representa la justicia. Este número sólo es malo por su incomprensión y mal uso de nuestras vidas.

El hombre emprende la lucha con el 8, y es el éxito material: ganancias, dinero, poder. Es, pues, el número de las articulaciones, de los pasajes, de la transformación, de la resurrección y del karma. Es un número crístico, una plenitud espiritual del número 7 que se ha convertido en material. Es el hombre de los negocios, del dinero y del poder. Es el hombre del éxito, el triunfador, arribista, autoritario, imperioso, posiblemente deshonesto, y a veces el hombre obligado a la ruina. Sigue siendo el poder, el dinero, la originalidad, el éxito o la caída del rayo, así como los problemas de dinero.

9

Altruismo, dedicación. Superando a uno. Completar. Persona hiperemocional.

El número 9 parece ser la medida de los gestos, de la investigación fructífera y simboliza la coronación de los esfuerzos, como si se tratara de llevar a término una creación. Es la perfección de la perfección, el orden dentro del orden, la unidad dentro de la unidad. El Yang, así como la plenitud son el 9. Este número es completo, porque es el último de los números completos, permite el análisis de los otros números, por eso es la terminación, el tiempo completo. Anuncia el final y la reanudación, una transposición en un nuevo plano, por lo tanto la idea de semilla, de creación de otra cosa, al mismo tiempo la idea de muerte, es el fin de algo, el fin de un ciclo. 9 es la extensión hacia los demás. La meta se alcanza, es el fin, el resultado, la conclusión, la recompensa de las pruebas. Es la plenitud de los dones, el conocimiento universal y las verdades eternas.

Con el nuevo, el hombre puede meditar, puede ir a los demás para ayudar, aliviar, enseñar. 9 es el tiempo de la experiencia, el altruista y el idealista, el hombre mimado por todos los regalos. Es el momento de terminar, de hacer balance, de la cosecha, buena o mala. Prolongación para unos, fin para otros, es la preparación del nuevo ciclo.

10

El número 10 evoca la necesidad de actuar. Este número te permite girar la vida en direcciones positivas, si estás dispuesto a crecer y evolucionar. Incluso puede ser testigo de milagros o serendipia en los momentos en que menos lo espera.

En general, el cambio indicado por este número se refiere a cambios radicales o inesperados.

El número 10 se refiere al hecho de que las cosas tienden a moverse en ciclos y a girar como una rueda.

Este número también puede indicar una situación incierta o de corta duración.

El número 10 es a menudo la causa de acontecimientos inesperados que te obligan a adaptarte en consecuencia, a transformarte, a empezar de nuevo o a aprovechar una nueva oportunidad.

10 favorece el éxito, pero sin duda el haber pasado por un momento difícil o haber atravesado dificultades.

11

El símbolo del idealismo, la intuición, la energía, la inspiración, la voluntad, el coraje, pero también la tensión, las contradicciones, es el 11.

El 11 tiene el potencial de ser una fuente de inspiración para la gente. Tiene una cantidad excesiva de energía e intuición. Hay muchas cosas en la psique que a menudo ni siquiera entiende.

11 puede galvanizar cualquier situación en la que entre. Inspira a la gente, pero sin esfuerzo consciente. La energía parece fluir a través de él, sin su control. Le da tanto poder como turbulencia y, por tanto, a veces emotividad.

Un canal de información entre lo alto y lo bajo, entre el reino arquetípico y el mundo relativo es el 11. Las ideas, los pensamientos, la comprensión y el entendimiento llegan a él sin que tenga que pasar por un proceso de pensamiento racional. Parece haber un puente o conexión entre los reinos consciente e inconsciente, que él armoniza con un alto nivel de intuición a través del cual incluso la información puede fluir mentalmente.

Todo ello supone una gran capacidad de invención. Muchos inventores, artistas, líderes religiosos, profetas y personajes históricos han hecho prevalecer el número 11 en sus cartas numerológicas.